A+ A A-

xDrive El sistema de tracción total inteligente de BMW .

Más modelos de BMW que nunca tienen ahora la tecnología de tracción total xDrive, única en su clase – no menos de 20 versiones en total.

xDrive – El sistema de tracción total inteligente de BMW

Más modelos de BMW que nunca tienen ahora la tecnología de tracción total xDrive, única en su clase – no menos de 20 versiones en total. De hecho, el sistema de tracción total inteligente de BMW establece una nueva referencia en capacidad de tracción y agilidad: el xDrive permite una distribución variable continua de las fuerzas que se transmiten a los dos ejes, modificando la transmisión de la fuerza con una rapidez desconocida hasta ahora. El sistema reconoce inmediatamente cuándo es apropiado cambiar el reparto de la potencia del motor y responde en fracciones de segundo.

El xDrive actúa más rápidamente que otros sistemas, porque puede pensar de antemano y anticipar las situaciones próximas en la carretera. Para ofrecer esta ventaja única, el xDrive utiliza la información de los sensores de las ruedas, que muestra al sistema cuándo una rueda está a punto de patinar y también información procedente del control de estabilidad DSC. El ángulo de guiñada (rotación alrededor del eje vertical del coche) y la posición del volante, por ejemplo, ofrecen datos muy importantes de las condiciones reales de conducción. Este tipo de datos es esencial, por ejemplo, cuando se toma una curva muy rápidamente, para que el xDrive se encargue de ajustar perfectamente la tracción entre los dos ejes y minimizar de esta forma tanto el subviraje como el sobreviraje.

Además de este notable incremento en agilidad y disfrute de la conducción, el xDrive también supone un importante incremento en la seguridad; prueba de ello es que en muchos casos el control de estabilidad DSC actúa mucho más tarde de lo que sería necesario con un sistema de tracción total convencional.

Mejor tracción, particularmente en nieve y terreno suelto

Gracias al tiempo de reacción del xDrive de BMW, de tan sólo fracciones de segundo, el sistema ofrece enormes ventajas también en cuanto a capacidad de tracción. Al iniciar la marcha en terreno resbaladizo o suelto, por ejemplo, el lapso de tiempo que transcurre entre la pérdida de agarre de una rueda en la superficie y la redistribución de la tracción a las ruedas con adherencia es de sólo unos milisegundos. Así, el xDrive resuelve y elimina de forma elegante los típicos problemas que tan frecuentemente se encuentran al ponerse en marcha, sin que el conductor ni siquiera advierta lo que está sucediendo.

Los sistemas de tracción total convencionales buscan sobre todo mejorar la tracción en carreteras y superficies difíciles. Con la perfecta combinación que ofrece el xDrive entre tracción total inteligente y control dinámico de la conducción, BMW cambia las prioridades habituales y establece una nueva referencia en tecnología de tracción total. Ajustando la tracción óptimamente en cada superficie, el xDrive se centra sobre todo en la mejora de la agilidad, la eficacia y la estabilidad. Con esta innovadora solución, que combina las conocidas y elogiadas ventajas dinámicas de los BMW con las mejoras de la tracción total, BMW ofrece literalmente lo mejor de ambos mundos.

xDrive también en la nueva Serie 3 de BMW

A continuación de los SAV (Sports Activity Vehicles), BMW X3 y X5, y de la Serie 5, la nueva Serie 3 de BMW está ahora también disponible con xDrive. De hecho, esta es la primera vez que un sistema de tracción total inteligente de este calibre se monta en un coche del segmento medio.

En principio, los fundamentos del xDrive en las Serie 3 y 5 proporcionan las mismas ventajas y funciones que en los X3 y X5. Sin embargo, en términos de hardware y software, el sistema se ha adaptado a los requerimientos de la berlina y el Touring. Un ejemplo es la cadena de transmisión de la caja de transferencia, que en este caso se ha sustituido por engranajes, que optimizan la integración de todo el sistema en el vehículo.

xDrive: aún más rápido que un patinazo

Al contrario que los anteriores sistemas de tracción total de BMW, que siempre tenían la misma distribución de fuerza entre los ejes delantero y trasero, el sistema xDrive incorpora un embrague multidisco controlado electrónicamente que distribuye la fuerza instantáneamente, de forma variable continua entre los ejes delantero y trasero, tal y como sea requirido en cada situación. El sistema reconoce inmediatamente la necesidad de cambiar la distribución de la fuerza y responde de forma extremadamente rápida, normalmente antes de que ninguna rueda pueda patinar. De esta forma, cada rueda recibe en todo momento exactamente la fuerza requerida para tener la máxima tracción, obteniéndose así las mejores prestaciones.

El resultado es un notable y claramente perceptible incremento de la seguridad de conducción, la estabilidad y la capacidad de tracción, especialmente en carreteras sinuosas. Cuando se toma una curva a alta velocidad, el xDrive proporciona la fuerza óptima a cada eje en todo momento, reduciendo así notablemente tanto el subviraje como el sobreviraje. Cuando se conduce en una recta bajo condiciones normales, el xDrive en general reparte la fuerza entre los ejes delantero y trasero en una proporción 40:60, manteniendo así el típico estilo de conducción BMW de tracción trasera.

"Inteligente" significa usar la tracción total cuando realmente se necesita

Gracias a la inteligencia del xDrive de BMW, el conductor dispone de las ventajas de la tracción a las cuatro ruedas sólo cuando realmente se necesita. En otras palabras, el sistema de tracción total de BMW evita las desventajas de los sistemas convencionales, haciendo que las versiones con xDrive sean tan ágiles y dinámicas en el día a día como los BMW de tracción trasera. Por eso es justo decir que el xDrive de BMW establece la referencia en el segmento de tracción total.

En carretera, el xDrive de BMW ofrece notables mejoras en términos de agilidad, disfrute de la conducción y seguridad respecto los sistemas convencionales de tracción total, posibilitando que el control dinámico de estabilidad DSC intervenga sólo cuando es necesario, mucho más tarde de lo normal. Una ventaja añadida del xDrive es la mayor capacidad de tracción en superficies resbaladizas o sueltas, transmitiendo la fuerza directamente a las ruedas que tienen adherencia tan pronto como alguna de las ruedas intenta resbalar y por tanto perder tracción.

El "corazón" del xDrive de BMW: el embrague multidisco controlado electrónicamente

El "corazón" del xDrive de BMW es un embrague multidisco controlado electrónicamente integrado en la caja de transferencia, que en cuestión de fracciones de segundo reparte suavemente la transmisión de la fuerza. En situaciones extremas, el tren delantero y el posterior pueden estar completamente desconectados o firmemente unidos, en este último caso actuando de la misma forma que un sistema de tracción total convencional sin diferencial central, o con éste bloqueado.

Con la intervención electrónica en los frenos, el control dinámico de estabilidad DSC actúa como un diferencial autoblocante, distribuyendo la fuerza entre las dos ruedas delanteras y las dos traseras, respectivamente: en cuanto una rueda empieza a patinar sin transmitir la potencia del motor, el freno de esa rueda se acciona independientemente de los demás, frenándola. En este caso, el diferencial de cada eje se encarga de transmitir la fuerza a la otra rueda de ese eje.

Conectado con el DSC para proporcionar un control proactivo

Una de las peculiaridades del xDrive de BMW es que está directamente conectado con el DSC. La gran ventaja es que así el xDrive es un sistema proactivo, a diferencia de los sistemas de tracción total convencionales que actúan sólo cuando las ruedas ya han empezado a patinar. Por el contrario, el xDrive evalúa todos los datos de las condiciones reales de conducción y detecta por adelantado aquellas situaciones en las que conviene accionar la tracción total, proporcionando las prestaciones de la tracción total antes de que las ruedas hayan podido patinar.

Un nivel mucho mayor de agilidad

El xDrive de BMW también usa información procedente del control de estabilidad DSC: el sensor del ángulo de guiñada, por ejemplo, determina el movimiento de rotación del coche, mientras que un sensor en el volante determina su posición. Esa información, junto con la velocidad (procedente de los sensores de las ruedas), la aceleración lateral del coche y los datos procedentes del sistema de gestión del motor, permiten que el xDrive pueda determinar de forma inmediata y muy precisa las condiciones reales de conducción, repartiendo el par motor adecuadamente entre los ejes delantero y posterior.

Como en todos los BMW, el control dinámico de estabilidad DSC puede desconectarse también en las versiones con tracción total, para permitir a los conductores más avezados disfrutar de las aptitudes dinámicas de su BMW posibilitando el derrapaje en sobrevirajes controlados. El sistema xDrive, como tal, no puede ser desactivado.

Ventajas para el conductor en cualquier situación

El conductor siempre se beneficia de las sobresalientes ventajas del sistema xDrive de BMW, que ajusta continuamente la transmisión de la fuerza a las condiciones reales de conducción. Consideremos los siguientes ejemplos:

• Al iniciar la marcha en condiciones normales, el embrague multidisco permanece bloqueado hasta una velocidad de aproximadamente 20 km/h, para conseguir la máxima tracción. Entonces, el sistema empieza a repartir la fuerza variándola entre los trenes delantero y posterior dependiendo de las condiciones de la carretera y la calidad de la superficie.

• Repartiendo la transmisión de la fuerza en cuestión de fracciones de segundo, el sistema minimiza el subviraje y el sobreviraje en las curvas: tan pronto como la trasera del coche tiende a abrirse (sobreviraje), el xDrive acciona el embrague multidisco para que transmita más fuerza a las ruedas delanteras. Esto permite a las ruedas traseras proporcionar más fuerza lateral y ayuda a estabilizar el coche. Combinado con el control de estabilidad DSC, el sistema detecta cualquier tendencia a sobrevirar desde el principio e interviene antes de que el conductor note cambio alguno en las condiciones de conducción. Así, es justo decir que el BMW con xDrive toma las curvas como si fuera sobre raíles. Lo mismo puede aplicarse en un fuerte subviraje: tan pronto como la parte delantera del coche empieza a abrirse en una curva, el subviraje es detectado gracias a la información procedente del control de estabilidad DSC y el par motor se reduce en el eje delantero. En casos extremos, envía hasta el cien por cien de la potencia del motor al eje trasero. Así, si el conductor circula por una carretera sinuosa, puede manejar el BMW equipado con xDrive con prácticamente la misma agilidad que un BMW de tracción trasera. Si el riesgo de sobreviraje o subviraje no puede ser evitado únicamente variando la distribución de la potencia, el control dinámico de estabilidad DSC actúa, estabilizando el coche de forma segura mediante la intervención en los frenos.

• El xDrive de BMW incluso compensa un cambio brusco en la aceleración sin el más mínimo problema: mientras que el lapso de tiempo que transcurre desde que se pisa el acelerador hasta que se obtiene la potencia del motor es de cómo mínimo 200 milisegundos, el embrague multidisco se abre o cierra completamente en sólo 100 milisegundos.

• En las maniobras de aparcamiento, el embrague multidisco se abre completamente y la potencia del motor se transmite completamente al eje trasero, sin la más mínima distorsión en el eje delantero y por tanto sin interferir en la dirección.

• En cuestas con superficies resbaladizas como hielo o nieve, el embrague se cierra y transmite la fuerza a los dos ejes, evitando que alguna de las ruedas patine. Por tanto, la eventual intervención del DSC se requiere mucho más tarde y en unas condiciones de conducción mucho más difíciles que normalmente, al soltar el acelerador o presionar los frenos. Y entonces, manteniendo el embrague cerrado y continuando la transmisión de potencia, se reduce notablemente el riesgo de perder las fuerzas longitudinales o transversales en cada rueda; de esta forma, el sistema ofrece al conductor una conducción mucho más ágil y segura.

Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil

Ultimos Vídeos


Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube

Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube

Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube

Canal ElMotor.net en Youtube
Canal ElMotor.net en Youtube