A+ A A-

Probamos el BMW X4 20d xDrive

El BMW X4 es una de las mayores sorpresas que han pasado por nuestras manos, lo que a simple vista no era más que un X6 deshinchado, ha resultado el mejor SUV-Coupé que ha pasado por nuestras manos.

Derivado del X3, este X4 pierde algo de habitabilidad pero gana deportividad y diversión al volante.

Con un tamaño ya respetable, 4,67 metros de largo, es un excelente coche familiar, que además tiene algo de pimienta para los días que sea necesario, además tampoco lo hace nada mal fuera del asfalto.

El interior, cómo ya hemos comentado, es bastante habitable, con un diseño típicamente BMW, con un salpicadero idéntico al que monta el X3. Todos los materiales son de calidad, el ajuste es muy bueno y la disposición de mandos y botones está muy conseguida.

Disponemos de una pantalla integrada de buen tamaño que engloba todas las funciones multimedia, además del navegador y de la imagen de las cámaras perimétricas opcionales.

Los asientos cómo es habitual en la firma Bávara son cómodos y sujetan la mar de bien nuestro cuerpo. La posición de conducción es personalizable y ajustable.

La instrumentación, ofrece una buena cantidad de información de fácil lectura, ayudado en este caso por el sistema Head-Up Display que proyecta información en el parabrisas a la altura de los ojos del conductor.

La parte trasera es amplía, pierde algo de altura, pero las cotas son más que suficientes.

El maletero tiene una capacidad de 500 litros, ampliables al plegar los respaldos de los asientos traseros.

Es un coche rápido y divertido de usar, solo el rumor del motor diesel molesta en frío.

El motor es un 2 litros de cuatro cilindros con 190 CV y 400 NM. Dispone de unas excelentes prestaciones , consiguiendo parar el crono en 8 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h y con una velocidad punta de 210 km/h.

El consumo real es algo más alto que el homologado, se queda en unos buenos 6,1 litros a los 100 kilómetros en nuestro recorrido habitual.

El cambio automático de 8 velocidades es un perfecto aliado en todo momento.

En circulación, el X4 es un digno BMW, deportivo, fácil de conducir y divertido cuando es necesario.
En ciudad se mueve bien, aunque no es su terreno predilecto ya que sus dimensiones y su visibilidad justa, no son los mejores ingredientes para callejear, pero sale airoso del trafico de la urbe.

La carretera revirada es sin duda su terreno de juego preferido, pese a un peso de 1,8 toneladas el comportamiento es muy destacable, corre como un diablo, frena mucho, gira por dónde le indicamos y es posible llevar ritmos muy elevados.

En autopista es un señor coche, estable, silencioso, rápido y cómodo, perfecto para devorar kilómetros.

Como en otros BMW, disponemos de diferentes modos de conducción, desde el ECO PRO que prioriza el consumo hasta el Sport+, que endurece la suspensión y la dirección, afila la respuesta del acelerador y desconecta parcialmente el ESP.

Valoración Final
Este coche nos acompañó durante la pasada semana santa, le hicimos muchos kilómetros, disfrutamos a su volante y lo único que no nos gustó fue devolverlo. Los 50.150 euros que cuesta la versión base, que ya va bien equipada, no nos parecen excesivos por el cochazo que nos llevamos a cambio. Si os lo quedáis, os envidiaremos!


Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil