A+ A A-

¿Es mejor un seguro a terceros o a todo riesgo?

A la hora de contratar la póliza de nuestro vehículo, tenemos infinidad de opciones, pero si queremos estar bien cubiertos, sólo nos podemos fijar en una a terceros ampliada o una a todo riesgo.

Los elevados y variados precios de las primas hacen que comparemos el seguro del coche al máximo, así como las condiciones de cada póliza para ver cuál es la que más nos conviene sin que se dispare la factura

Pocos contratan un seguro básico u obligatorio. Solemos optar por el seguro a terceros ampliado o bien por el todo riesgo con o sin franquicia.

El Todo Riesgo sin franquicia, dista mucho en precio de las otras opciones.

La póliza a terceros ampliada, por mucho que dispongan de más coberturas, solo cubre los desperfectos a la parte contraria, entre ellos los daños físicos y materiales. Este seguro nunca cubrirá los daños que tenga nuestro vehículo cuando el siniestro haya sido culpa nuestra.

El seguro a todo riesgo con franquicia sí que cubre los daños propios (también los que se produzcan a terceros) en caso de accidente causado por nosotros, siempre y cuando estas sean superiores a una determinada cuantía (que es lo que se denomina franquicia)

El seguro a terceros ampliado permite ampliar las coberturas de Responsabilidad Civil Obligatoria, la Defensa Jurídica y Reclamación de daños, Asistencia en viaje, siendo las más comunes las ampliaciones sin culpa del conductor de siniestro como el robo, incendio y lunas. Estas coberturas añadidas irán subiendo el precio de la prima.

El todo riesgo con franquicia está pensado para que se cubran los daños propios de nuestro vehículo en un siniestro causado por nosotros y, cuanto mayor sea el importe de la franquicia a desembolsar en caso de siniestro, más se parecerá el importe final de la prima al seguro a terceros ampliado.

A la hora de contratar uno u otros debemos fijarnos en el vehículo que se quiere asegurar, así como del historial de accidentes que haya tenido el titular de la póliza.

El primer y segundo año de vida del coche, normalmente se recomienda un seguro a contratar sea a todo riesgo sin franquicia o con una pequeña franquicia, el tercer y cuarto año, cuando el valor del coche ha bajado, nos decantamos por un seguro a todo riesgo con una franquicia elevada que haría que la prima a pagar anualmente se redujese bastante.

Si el conductor asegurado normalmente da algún parte cada año, la franquicia no debería de ser muy elevada. Si el conductor lleva años sin dar partes, la franquicia podría ser mayor.

Si aseguramos un coche de más de 4 años, con un valor de mercado ya muy depreciado, no tiene sentido el asegurarlo a todo riesgo con franquicia ya que lo que rebaja la prima de la póliza el contratar esta modalidad hace que se aproxime a un terceros ampliado.

Los vehículos con cierta antigüedad, su valor real hace que no compense de ninguna manera el asegurarlos a todo riesgo, ya que en caso de siniestro total a lo mejor la indemnización recibida no llega ni al valor de comprar el mismo vehículo en el mercado de segunda mano con las mismas características.

Detalles como que duerma en la calle o en el garaje, que se use de uvas aperas o a diario, son puntos a tener en cuenta a la hora de contratar la póliza de nuestro coche.

Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil