Probamos el MINI Cooper S E Countryman All4, el híbrido de MINI

Hoy pasa por nuestras páginas el modelo híbrido de la gama Countryman de MINI, un autentico SUV con capacidad de circular movido por energía eléctrica y que gracias a su tracción total, puede afrontar las condiciones más duras.

Este MINI Cooper S E Countryman All4 es un híbrido enchufable, con un motor eléctrico que complementa en algunas situaciones al motor de gasolina, que tiene una autonomía en eléctrico de unos 30 kilómetros reales (sin subidas ni uso deportivo) y que si sabemos jugar con sus modos de conducción, podemos alargar la autonomía total en muchos kilómetros.

Exteriormente poco cambio respecto a un MINI Countryman, solo los detalles en amarillo, como la S en la calandra o en el portón trasero, así como la E en forma de enchufe en los laterales y un única cola de escape lo delatan: es el MINI Cooper S E Countryman All4.

El sistema híbrido es idéntico al de un BMW 225xe iPerformance. Delante tenemos el motor de gasolina, un 3 cilindros turbo de 1.5 litros que desarrolla 136 CV y entrega 220 Nm desde 1.250 hasta 4.300 rpm asociado a un cambio automático de 6 relaciones.

Acoplado a este tenemos el KERS de 20 CV y 60 Nm que además de las funciones de un KERS -recuperar energía y entregar un plus de potencia- es también el motor de arranque del 3 cilindros y uno de los responsables que la transición entre motor térmico y eléctrico sea prácticamente imperceptible cuando conduces.

En el eje trasero está situado el motor eléctrico de 88 CV y 165 Nm así como la segunda “caja de cambios”, que básicamente tiene una marcha atrás y una marcha adelante. En la práctica, este MINI Countryman dispone así de una tracción integral. Debajo de los asientos traseros están el depósito de gasolina (de 36 litros, son 15 litros menos que en un Countryman tradicional) y el pack de baterías de iones de litio con una capacidad en bruto de 7,6 kWh.

La potencia combinada es de 224 CV y un enorme Par Motor de 385 Nm.

Este MINI Cooper S E Countryman All4 dispone de tres modos de conducción que el conductor puede escoger y cambiar sobre la marcha. Auto eDrive es el modo automático y por defecto de funcionamiento. Hasta 80 km/h el coche puede funcionar en modo eléctrico (si hay energía en las pequeñas baterías). Por encima de esa velocidad, o antes con una fuerte aceleración, el motor térmico empieza a funcionar. De 80 km/h hasta 135 km/h, los dos tipos de motores trabajan en conjunto en función de la carga de acelerador, por encima de 135 km/h, el motor de combustión se queda solo para mover el MINI.

En Max eDrive, este SUV se mueve exclusivamente en modo eléctrico hasta 125 km/h y luego entra en acción el motor térmico. En cuanto al modo Save Battery, el encargado de mover el coche es el 3 cilindros, ya que el propósito es mantener el nivel de carga de la batería al 90 % como mínimo (y si está a menos del 90 %, el motor térmico la recarga).

A éstos tres modos de gestión de la propulsión, MINI añade sus tres modos de gestión de la dirección y respuesta del acelerador: Eco, normal y Sport, que serán muy importantes a la hora de conseguir una mayor autonomía, ya que en ECO, no se recarga la batería en las bajadas, sólo en las frenadas, en cambio en Manual, si que lo hace, lo que es de agradecer a la hora de bajar fuertes pendientes o carreteras con curvas cerradas, dónde el funcionamiento de la regeneración de energía hace las veces de freno motor, ahorrando frenos y cargando la batería. El modo ECO es muy interesante en autopista y carreteras llanas, ya que cuando no aceleramos, desacopla el cambio y el coche se mueve sin rozamientos, por inercia.

Sus baterías se cargan totalmente entre 2h 30 y 3h15 según el tipo de enchufe. Es posible programar el coche para que inicie la recarga en las horas que le indiquemos, para así aprovechar la tarifa nocturna.

Con una autonomía en modo eléctrico homologada de 42 km y de menos de 30 km en uso real limita mucho su uso en eléctrico, pero la combinación de ambos propulsores nos permite tener consumos cercanos a los 5 litros a los 100 kilómetros, aunque si abusamos del acelerador y no practicamos una conducción ecológica, estos suben hasta los 7-8 litros. La autonomía es bastante justa, llegando a los 400 kilómetros raspados, si no es que jugamos con la recarga de las baterías, el culpable es un depósito de gasolina muy pequeño.

Las prestaciones son muy interesantes, pasando de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, pero es en las aceleraciones dónde vemos el impulso que nos regala el motor eléctrico combinado con el tricilíndrico de gasolina.

En ciudad y con la batería cargada, este MINI se mueve como cualquier otro eléctrico: tiene mucho brío al salir de los semáforos y es totalmente silencioso.

Cuando el motor térmico entra en acción, la transición entre los dos modos de propulsión es de lo más suave. Oyes que el motor se ha puesto en marcha, pero eso es todo.

En marcha es un auténtico Mini, con una gran estabilidad en vías rápidas. Las suspensiones otorgan un buen grado de confort y al mismo tiempo limitan los movimientos de carrocería. La puesta a punto es muy lograda: son firmes, pero nunca secas y filtran bien la mayoría de las irregularidades. En las zonas reviradas, el tren delantero se muestra rápido y preciso, con una asistencia de dirección con una dureza que me ha parecido ideal, ni muy suave ni muy dura.

A destacar que, especialmente en el modo Sport, el motor eléctrico del eje trasero se pone en marcha cuando las condiciones de adherencia lo exigen o simplemente en las curvas más cerradas para ayudarnos a tomar las curvas. Este Cooper S E Countryman es muy divertido y fácil de conducir, personalmente disfruté en varias zonas de curvas.

La tracción total es bastante eficaz, tracciona bien y sobretodo es un fiel aliado en condiciones de asfalto deslizante con nieve, hielo o agua, pero también practicando una conducción deportiva, ya que el paso por curva es mucho más neutro.

De puertas adentro las plazas delanteras son amplias y es fácil para el conductor encontrar una psotura de conducción ideal (volante regulable en vertical y horizontal). Hay varios pequeñas guanteras, pero no va sobrado, eso si al volante es cómodo y suficientemente espacioso.

Detrás, la presencia de las baterías ha obligado a unas pequeñas modificaciones. En espacio en altura se pierden 28 mm, aún así las plazas traseras ofrecen sitio de sobra para dos adultos de 1,85 m. Más destacable, el Countryman híbrido pierde la posibilidad de regular longitudinalmente las plazas traseras que si ofrecen los otros Countryman.

El maletero pierde 45 litros de capacidad y se queda en 405 litros debido a la presencia del sistema híbrido.

Valoración Final
Desde 37.600 euros podemos hacernos con este vehículo con etiqueta energética ECO, lo que nos permitirá acceder a las ciudades en los días de más contaminación, es una buena alternativa a los compactos y pequeños SUV, respecto a los que aporta estilo y un funcionamiento muy fino, su precio y limitada autonomía son sus únicos peros,. Eso si, es un coche divertido y muy pintón!

back to top

Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil

Boletín El Motor

Date de alta en nuestro Boletín de Novedades para recibir las últimas Noticias de El Motor.

 

Busca en la web

Últimas Pruebas

  • Probamos el BMW 116d Aut.
    Probamos el BMW 116d Aut.

    La nueva serie 1 de BMW no es una evolución, significa un cambio casi radical del modelo más pequeño del los bávaros, ya que abandona la propulsión trasera, aumenta la habitabilidad y la carga tecnológica... y continúa con un destacado tacto deportivo.

  • Probamos el BMW 116d Aut.
    Probamos el BMW 116d Aut.

    La nueva serie 1 de BMW no es una evolución, significa un cambio casi radical del modelo más pequeño del los bávaros, ya que abandona la propulsión trasera, aumenta la habitabilidad y la carga tecnológica... y continúa con un destacado tacto deportivo.

  • Probamos el Skoda Scala 1.0 TSI 115 CV
    Probamos el Skoda Scala 1.0 TSI 115 CV

    Skoda nunca ha conseguido tener un Compacto superventas en nuestro País, y la verdad es que no acabamos de entender porqué, ya que siempre han tenido vehículos espaciosos, con buen equipamiento y con una amplitud y maletero sin rival, pero tanto el SpaceBack cómo sus predecesores, no han cuajado, ahora llega el Scala que añade a lo dicho un diseño más trabajado y un compartamiento en la media del segmento, sin decantarse ni por el confort ni por la deportividad, un coche a priori redondo que tendría que funcionar comercialmente cómo lo hacen el Octavia o el Fabia.

  • Probamos el Kia ProCeed GT 1.6 T-GDi 204 CV
    Probamos el Kia ProCeed GT 1.6 T-GDi 204 CV

    El Proceed de Kia ahora ya no es un coupé, pero es más deportivo, más equipado, más eficaz y hasta lo podríamos calificar de atractivo.

  • Probamos el Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro
    Probamos el Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro

    Los Cabriolets, descapotables o cómo les queráis llamar, son coches especiales, supongo que por su rareza, sensación de libertad, o simplemente porqué gustan, pues hoy visita nuestra redacción uno de los Cabrios más afamados de la actualidad, el Audi TT Roadster.

  • Probamos el patinete SEAT KickScooter
    Probamos el patinete SEAT KickScooter

    La movilidad del futuro es una verdadera incognita, ni los gurús del tema se pone de acuerdo y por tanto todas las marcas intentan diversificarse para que no las cojan con el pie cambiado..

  • Probamos el Seat Alhambra 2.0 TDI 177 CV DSG 4Drive 4Drive
    Probamos el Seat Alhambra 2.0 TDI 177 CV DSG 4Drive 4Drive

    Hoy probamos el monovolumen que más nos agrada de la actualidad y además lo hacemos en su versión tope de gama, con el motor diesel de 177 cv, cambio automático DSG, tracción total y una lista de equipamiento que es interminable.

  • Probamos el Nissan Micra 1.0 DIG-T de 117 CV
    Probamos el Nissan Micra 1.0 DIG-T de 117 CV

    Hoy ponemos a prueba el Micra más potente de la gama que recibe un nuevo acabado N-Sport con equipamiento específico.

Ver todas las pruebas pulsando aqui
joomla fanbox module joomla

Elmotor.net en Twitter

Tomtom Go